Guía Turística de Oaxaca
Guía Turística de Oaxaca







-

HOME » Oaxaca en Breve »

-

Fotografías
(Haga clic para agrandar)

Turistas en Playa Maguey
Templo de Yanhuitln
Pintura de Rodolfo Morales
Pintura de Miguel Cabrera
Parasol en Tangolunda
Palacio de Gobierno
Mural del Palacio Municipal de Ocotln
Monte de Piedad
Cuilapan
Mercado 20 de Noviembre
Detalle de Tlacochahuaya
Iglesia Sangre de Cristo
Globeros en la Alameda
Globeros en el Zcalo
Comida oaxaquea
Gastronoma
Kiosko en el Zcalo
Fachada sur de La Soledad
Detalle del Templo de San Agustn
Catedral de Oaxaca
Detalles de la Catedral
Calle de Morelos
Arbol del Tule
Andador Turstico
Altar de muertos

Ciudad de Oaxaca "Reflejo del Mundo y Patrimonio de la Humanidad"

40 kbps | 100 kbps | 182 kbps

Oaxaca, capital del Estado, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, debe su fama a la belleza y armona de su arquitectura, la riqueza de sus tradiciones culturales, la extensa variedad de su comida tpica y la templada suavidad de su clima, primaveral durante todo el ao. Su nombre se deriva de Huaxycac, (la cima de los guajes, una especie de acacias; de huaxn, guajes, y yacatl, cima), nombre que aplicaron los aztecas a la cima en la que establecieron una fortaleza en 1486. Nada ms al llegar a estas tierras, los espaoles fundaron, junto al viejo fuerte, la nueva Villa de Antequera, y, pocos aos despus, volvieron a la fortaleza azteca para levantar, en la misma cima de los guajes, la que, en 1529, sera fundada, construida y habitada como Villa de Oaxaca.

Los espaoles encargaron el trazado de la ciudad a uno de los mejores urbanistas del Imperio: Alonso Garca Bravo, arquitecto de la ciudad de Mxico y de Veracruz. Garca Bravo traz la ciudad a cordel, a partir de la creacin de una Plaza Central o Zcalo, alineada de acuerdo con los puntos cardinales y establecida segn una sencilla simbologa: de un lado de la plaza, sobre el lugar de los muertos para los aztecas, se levantara la Catedral; del otro, los edificios municipales, las bases del poder civil. De este modo, se pensaba, la plaza irradiara por toda la ciudad el equilibrio entre lo terrenal y lo sagrado, la Iglesia y el poder civil.

La ciudad floreci durante el virreinato, fue tomada por Morelos en 1812, estuvo en poder de las fuerzas del General Bazaine en 1864 y vio nacer las guerrillas de resistencia organizadas por Porfirio Daz, Gobernador del Estado. Salvo estos episodios, Oaxaca ha vivido alejada de toda historia militar. Los espaoles la disearon sin muros, sin defensas, confiados en que la fuerza mgica del Zcalo la protegera de todo mal, como efectivamente ha sido.

El Zcalo, hoy, sigue siendo, adems de una de las plazas ms hermosas de Mxico, el centro de la vida en Oaxaca. Las arcadas que sujetan el Palacio de Gobierno y los edificios anexos alojan restaurantes, terrazas, portales y cafeteras. Desde primera hora de la maana ya hay gente platicando en las mesitas, a la sombra de los enormes laureles de la India. La conversacin se suele acompaar, segn el momento, con chocolate para sopear, caf de olla (hervido con canela y azcar de caa), mezcal con limn y sal de gusanito, tequila, zumos o excelente cerveza. No resulta raro que se asomen por la plaza yerberos, eloteros, sanadores, vendedores de chapulines, artesanos diversos o pulsadores. Los yerberos ofrecen albahaca, estrella de mar y nuez moscada; los sanadores mitigan el insomnio con floripondio y los pulsadores curan el susto y la prdida del alma. Segn Elliot Weinberger, traductor al ingls de Octavio Paz, el Zcalo de Oaxaca es el lugar ideal para no hacer nada.

En el centro del Zcalo, entre el Palacio de Gobierno y la Catedral, se alza, rodeado por laureles y bugambilias, la ltima contribucin europea al equilibrio mgico de la plaza: un templete romntico en el que los martes y los jueves, y a veces otros das, segn, toca sones y melodas la Banda del Gobierno del Estado.

El Zcalo se prolonga, por la Catedral, hacia la Alameda, y, en sentido contrario, hacia otra pequea plaza. La simetra original apenas se rompe. Los espacios libres han sido ocupados por multitud de pequeos puestos que ofrecen animales fantsticos de vivos colores, semillas de amaranto, palanquetas de ajonjol, aceros espaoles, telas teidas con caracol prpura, cacao molido con maz dulce, bocadillos de garbanzos en miel, atole de granillo, chapulines con guacamole o nieves de sabor a fruta.

Desde el Zcalo, la ciudad camina ordenada en calles extremadamente limpias, de trfico fluido, animadas por la fantasa con que se aplican los guardias de trfico a dar msica a sus silbatos. La calle principal es peatonal; conecta el Zcalo con el templo de Santo Domingo y se la conoce por Andador Turstico. Es el escenario del Museo de Arte Contemporneo, de muchas de las antiguas casas coloniales, diversas galeras, restaurantes y las ms distinguidas tiendas de joyas y artesanas. Al final del Andador se levanta el excepcional templo de Santo Domingo, esplendor del barroco mexicano, con su altar mayor recubierto de hoja de oro, su impresionante decoracin interior y las dependencias que alojan el Museo Regional del Estado.

Los templos de Oaxaca son los ms suntuosos del sur de Mxico. La imagen de la patrona de la ciudad, Mara Santsima de la Soledad, lleg a sostener una corona de oro puro que llevaba, incrustrados, seiscientos brillantes y esmeraldas. La Catedral posee catorce capillas laterales de singular riqueza. Y luego estn La Merced, San Agustn, San Francisco, la iglesia de la Sangre de Cristo, San Felipe, Santa Mnica y tantos otros que la ciudad bien parece Salamanca, por la profusin de iglesias. Pero el parecido con la capital castellana se acaba en el nmero. A la singularidad del barroco mexicano de los interiores se aade la originalidad de las fachadas, recortadas por temor a los sesmos y levantadas, en su mayor parte, en piedra verde de cantera; de ah que algunos hayan llamado a Oaxaca la ciudad de los templos verdes y que todos se maravillen con el color jaspeado que adquieren las iglesias tras una buena tarde de lluvia, a poco que colabore el sol.

Reflejo del Estado, la ciudad cuenta en sus museos con muchos de los ms valiosos tesoros regionales, entre los que destacan las joyas de la Tumba 7 de Monte Albn. Goza, tambin, de la mejor representacin de la pintura oaxaquea, encumbrada internacionalmente por la obra de Rufino Tamayo, Rodolfo Morales y Francisco Toledo, y, a travs de sus mercados, exhibe y difunde una de las ms ricas y variadas producciones artesanales de Mxico.

De todos los mercados de la capital, el ms popular quiz sea el 20 de Noviembre, especializado en comidas, muy frecuentado por los oaxaqueos y capaz de seducir, como los mercados indios, slo por la calidad de sus aromas. A la entrada se sitan los vendedores de chicharrones, los puestos de cecina, tasajo y tripitas secas; luego forman los vendedores de chocolate, los puestos de pan. Al fondo se sitan las barbacoas y las fondas, en las que a todas horas es posible disfrutar de un antojito o de una comida ms seria: tasajo de hebras, por ejemplo, seguido de huevo en salsa con ramas de epazote, enmoladas, chilaquiles de frijol, quesillo y, para rematar, frijolitos con hierba de conejo y chochollotes y una buena taza de atole blanco de granillo.

En el mercado Benito Jurez Maza hay tambin puestos de frutas, verduras, flores, nieves y aguas frescas, huipiles, faldas, bordados, sedas, alebrijes, los pescaderos que ocupan todo una calle, los fruteros y los distribuidores de quesillo, el queso oaxaqueo, formado por tiras deliciosas que, enrolladas unas con otras, acaban por componer un gran queso circular. En el mercado de Abastos hay de todo (telas de San Antonino, cestos y figuritas de Ocotln, esculturas del Istmo, joyera de Mitla, alfarera de San Bartolo Coyotepec), se ubica junto a la Central Camionera de segunda clase, existen tambin muchos otros mercados --el Snchez Pascuas, el Democracia, La Rayita--, casi tantos como iglesias.

Desde Oaxaca se alcanzan con facilidad las grandes ciudades con maravillas prehispnicas (Monte Albn, Mitla, Yagul, Lambityeco), Santa Mara del Tule con su rbol milenario y los pueblos donde se levantan los magnficos ex conventos dominicos: Yanhuitln, Teposcolula, Coixtlahuaca, Tamazulapan, Tlacochahuaya o Tlacolula. Lneas regulares de aviacin enlazan la ciudad, en poco ms de media hora, con los parasos de la costa (Bahas de Huatulco, Puerto Escondido) y la nueva autopista permite alcanzar Mxico D. F. en menos de cinco horas. Oaxaca es el centro de un estado desbordante en atractivos que expresa lo mejor de todos precisamente en su capital, a partir del cuadrado mgico formado en torno al Zcalo, la plaza ideada para vivir la vida y conocer el mundo, sin ms esfuerzo que el de elegir un buen sitio a una distancia justa, correcta y equilibrada, del Palacio de Gobierno y la Catedral.



Advertisements: