Guía Turística de Oaxaca
Guía Turística de Oaxaca







-

HOME » Oaxaca en Breve »

-

Fotografías
(Haga clic para agrandar)

Tejedora del Istmo
leo sobre tela
Pintura de Rodolfo Morales
Pintura contempornea
Vista del Templo de Huitzo
Vista de la Ciudad de Oaxaca
Mercado de Tlacolula
Mercado de Juchitn
Altar en San Felipe Neri
Casa antigua en el Centro Histrico
Bordado a mano en Juchitn
Artesanos de Barro Negro
Andador turstico
Alebrijes

Nostalgia de la Grana Cochinilla

A la hora de emprender un viaje no hay demasiados sitios que me atreva a recomendar incondicionalmente; la mayora de ellos son adecuados para algunos individuos y ofrecen aristas irresistibles para otros. Oaxaca es una excepcin. No imagino a nadie medianamente inteligente, que rena las condiciones de normalidad que se requieren, por ejemplo, para obtener el carnet de conducir, que no quede atrapado necesariamente por la magia de esta ciudad mexicana y colonial. Si usted puede, no lo dude. Dirjase a Oaxaca sin ms dilacin.

En Oaxaca, el cruce y el mestizaje de culturas dibuja las lneas de sus calles y todo evoca una nostalgia que est vigente en la vida cotidiana. En Oaxaca entend el realismo mgico de Garca Mrquez. Este impostor nunca fue escritor que imaginase nada. Su vigencia es la del periodista capaz de relatarnos la vida cotidiana de universos como el que encierra Oaxaca.

No s que me atrae ms de esta regin mexicana, si las huellas de los mixtecas y los zapotecas, los vestigios vivos y presentes de los conquistadores espaoles o el colorido irresistible de sus mercados, de su artesana y su pintura.

Los frailes dominicos espaoles sembraron de conventos este estado mexicano. En el siglo XVI levantaron ms de cincuenta, la mayora de ellos todava en pie, dando uso a la fe de muchos cristianos. Probablemente queran conversos para garantizarse el control de un universo privilegiado.

Todava se formulan teoras y conjeturas para tratar de averiguar qu impuls a los antiguos moradores de Oaxaca a construir en las alturas de sus colinas Monte Albn, y qu motiv el declive de esta ciudad irrepetible. Un atardecer en Monte Albn es lo ms parecido que yo conozco a un bello sueo.

En una encrucijada de caminos de las rutas desde el Pacfico al Atlntico, Oaxaca dej de crecer, por razones econmicas, y sa fue la salvacin de esta ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad. Calles rectas pobladas de casas que esconden hasta tres patios espaoles; luces tenues de atardeceres imposibles y bullicio de mercados de otros tiempos.

De entre todos los protagonistas de Oaxaca siento especial cario, que es nostalgia, por la grana cochinilla. Desplazada injustamente por anilinas cancergenas, este parsito bendito, que tea las nobles telas de los cardenales, los ricos comerciantes y los nobles, vuelve a cobrar vigencia en los tiempos en los que la ecologa motiva consumos inteligentes. Durante mucho tiempo este parsito del cactus mexicano fue confundido con una semilla. Slo gracias al descubrimiento del microscopio se percataron de que la riqueza que vena de Mxico y era capaz de dar color a las telas ms nobles era un bichito. Trataron de copiar la frmula, pero la grana cochinilla, fiel a sus orgenes americanos, se neg a crecer en Europa.

Ahora los campos de Oaxaca vuelven a estar poblados de grana cochinilla que, como un polvo blanco y suave, se posa en las hojas de los cactus. Si usted puede, no lo dude. Trasldese al paraso de Oaxaca. Seguro que en la patria de la grana cochinilla entender muchas cosas que ahora no comprende. Si usted consigui su carnet de conducir o aspira a obtenerlo, rene las condiciones para ser atrapado para siempre por la magia de Oaxaca.

Por Carlos Carnicero



Advertisements: